“Lo que repercute en la cultura es la ideología de las personas a cargo de establecer las prioridades”

Entrevista Exprés a Estefanía de la Torriente y Miguel Sánchez.

culturburo

Estefania y Miguel se dedican al análisis de las políticas culturales que se están desarrollando en la actualidad, con especial atención en la UE. A través del blog Culturburo  intentan aportar un punto de vista diferente sobre lo que pasa en cultura, con un estilo relajado, irónico,… pero sin descuidar la verosimilitud de la información que aportan.

¿Cuáles son los retos a los que te enfrentas en el día a día en tu trabajo?

Los retos principales a los que nos enfrentamos -suponemos que como el resto de los profesionales del sector cultural- son los relacionados con las condiciones en las que se desarrolla nuestro trabajo, no sólo en términos de reconocimiento económico sino también en cuanto a la visibilidad y el acceso a los recursos (espaciales, administrativos, humanos…)…La falta de apoyo tanto público como privado a iniciativas de perfil similares a Culturburo (refiriéndonos con esto a un proyecto donde la herramienta principal es Internet y el entorno digital), obviamente no ayudan a que podamos prestarle tanta atención como nos gustaría.

¿Cómo crees que influye el arte al desarrollo de la sociedad

Respecto a este tema, publicamos un post, por lo que os referimos a él. En cualquier caso, señalar que a este respecto consideramos que el arte y en general, la cultura, es junto a la educación y la sanidad uno de los pilares fundamentales sobre los que debería asentarse cualquier sociedad que pretenda alcanzar la mayores cotas de calidad de vida, bienestar y felicidad para sus ciudadanos. El Estado debe continuar siendo responsable de facilitar las necesidades culturales de sus ciudadanos, tiene la obligación de ofrecer un marco para su desarrollo y los ciudadanos la responsabilidad de exigirlo.

¿Cómo repercute la situación económica en el mundo de la cultura?

Más que la situación económica en sí misma, lo que repercute en la cultura es la ideología de las personas a cargo de establecer las prioridades en épocas de crisis y las políticas que deciden favorecerse e implementarse. Últimamente y con el re-fortalecimiento del pensamiento neoliberal, la cultura no es prioritaria. Se muestra como algo superfluo e innecesario y la crisis económica se convierte en la excusa “perfecta” desde la que justificar el abandono por parte de los poderes públicos de su responsabilidad de proteger los derechos culturales de los ciudadanos. A este respecto también os referimos a nuestro post Neoliberalismo y Cultura.

¿Qué futuro le espera al mundo del arte en los próximos años?

En España por lo menos, va a tener que adaptarse a un modelo de políticas culturales más anglosajón, en el que se favorece la participación del sector privado de una manera primordial y casi única. El problema que vemos es que la imposición de este modelo, no tiene en cuenta ni la composición de la estructura empresarial española, ni la falta de un marco que fomente la participación de esta clase empresarial.

Los profesionales que quieran trabajar en cultura – y además vivir de ello – tendrán que abandonar su formación más humanística y formarse en aspectos técnico-prácticos como fundraising, marketing o relaciones públicas…. porque ahí es donde se va a centrar su actividad principal y su objetivo primordial, asegurar la financiación privada. Los departamentos auxiliares que acompañaban a la investigación y reflexión dentro del ámbito por ejemplo museístico -tales como marketing, relaciones institucionales, comunicación etc – serán los que contarán con más recursos tanto humanos como materiales.

Habrá también una mayor concentración de fondos y por ende de cultura en los centros urbanos principales (Madrid, Barcelona…) donde cualquier actividad que se haga tenga mayor visibilidad…Es la vuelta a la centralización y espectacularización en beneficio de captación de ingresos pero en perjuicio de la accesibilidad y calidad de las propuestas más arriesgadas…

Y en cuanto a el sector público…menos ayudas, becas, etc para el sector cultural y artístico…Ah! Y probablemente, menor especialización de los empleados públicos que trabajan en cultura…Porque además de la reducción sistemática de las estructuras propias, llevarán otros temas…ya que se destinará menos dinero y esfuerzos etc, etc…
A todo esto hay que remarcar como está afectando a los municipios y CC.AA, que en España eran responsables de dos terceras partes de la financiación cultural, la nueva ley de administraciones públicas: las inversiones en cultura se han desplomado, y la mayoría de los espacios culturales serán pronto cedidos a empresas privadas con lo que ello conlleva…

¿Qué relación consideras que existe entre la cultura y el espectáculo?

Puede existir relación y no tiene por qué ser algo negativo….Muchas críticas reciben ahora las exposiciones “block-buster”, esas por las que la gente está dispuesta a hacer cola y pagar 20 euros de entrada para acceder a un espacio abarrotado…¿Pero cuál es exactamente el problema de esto? Quizá no haya que preocuparse por la “espectacularización de la cultura” sino por la falta de alternativas y la uniformización del discurso que tiende a acompañarla…Empobrecimiento de la educación, desprecio por las humanidades, rechazo de la creatividad, obsesión por el consumo y en general desestimación de las “cualidades blandas”, de la inteligencia emocional que hace de las personas, personas ( un aprendizaje, desarrollo social y personal) y no sólo formar parte de un acto o reconocimiento social.

culturburo2

¿Cuáles crees que son las dificultades a las que se enfrenta un creador hoy en día a la hora de desarrollar su carrera?

Cualquier persona que se está ahora formando o que trabaja en el sector cultural y creativo se enfrenta al mismo problema que mencionábamos anteriormente, el del reconocimiento, la falta de un “ecosistema” social y creativo que le permita trabajar, aprender y desarrollarse y todo lo que eso implica.

¿Cuál es tu opinión acerca del apoyo a la creación joven por parte de instituciones estatales, Ayuntamientos, etc?

En muchos casos las medidas que se promueven desde estos organismos públicos se trata de un mero “tick the box” que no tiene relación ni en cuenta el interés y consideración que necesita el creador….El sector público siempre tiene que tener en cuenta en qué y cómo se gasta un dinero que es de todos los ciudadanos y a menudo ocurre que es difícil poder justificar la inversión (que no el gasto) en cultura, sobre todo sino se tiene una convicción real de su importancia estructural para el desarrollo y la cohesión social.
¿Y desde el sector privado?

El sector privado es España es muy particular, principalmente el tejido empresarial está compuesto por pequeñas y medianas empresas, con una formación aquejada de base humanista. En España -sobre todo propiciado por la crisis – se instauró el “hecho a si mismo” que difiere mucho de la idea “devolver a la sociedad” parte del beneficio, en los que se basa la cultura y el sistema anglosajón. En segundo lugar, se entiende en este país, la inversión en cultura como un elemento para mejorar la imagen de marca, por tanto relacionado más con el marketing y publicidad, por ello el empresario de aquí además de no tener el mínimo interés, teme las propuestas más innovadoras ya que al mismo tiempo son las más imprevisibles. A través de “la obra social” existía anteriormente un canal para apoyar la creación más joven, pero con lo sucedido tras la quiebra bancaría, la obra social prácticamente ha desaparecido y la que queda se muestra cada vez más conservadora. En cualquier caso, lo ideal como siempre, está en el equilibrio ya tampoco somos de la opinión de despreciar la participación privada en la financiación de la cultura (al igual que su responsabilidad).

¿Qué es lo que diferencia Madrid de otras ciudades?

Nada. Madrid tiene cosas buenas y malas como todas. Quizá sus últimos responsables estaban más preocupados por un funcionamiento al estilo “star system”, donde solo importaba contar con estrellas/ grandes macroproyectos, y la cultura exclusivamente como símbolo de modernidad entroncada en el desarrollo de una marca turística… pero como hemos dicho, sin un convencimiento real de la inversión en una estrategia a largo plazo muy a pesar del esfuerzo brutal que han llevado a cabo los trabajadores de estos macrocentros. Existía un proyecto de plan estratégico cultural para la ciudad, el famoso PECAM, que se presentó y todo y aunque parecía mejorable era al menos un punto de partida para “repensar” la ciudad…Pero no sabemos que pasó con él…misterios de la política.

¿Qué necesita Madrid para consolidarse como un referente cultural internacional?

Un nuevo plan de políticas culturales, coherente con la población, el sector cultural, los recursos materiales (e inmateriales) de los que se dispone…y sobretodo, que se mantenga en el tiempo…. Aunque sea obvio, las ciudades las crean quienes viven en ellas, y para ello es necesario ofrecerse como un lugar atractivo, abierto a otras ciudades, nacionales e internacionales…Sería importante crear o fortalecer redes de intercambio y colaboración pero esto no se hace pagando al coleccionista el viaje, alojamiento y visita a ARCO, sino buscando relaciones estables que hagan a la ciudad un lugar interesante, un lugar donde pasan cosas (como diría Mariano) y con unas estructuras útiles a al hora de desarrollar el trabajo…

Leave a comment

Recibe nuestra Newsletter

EXPOSICION-mario-rodriguez

residencias-proyectos-2015-2016

residencias-artistas-2015-2016