“Hay que entender que, a veces, la lata de mierda de Manzoni es necesaria, por muy mal que huela.”

Entrevista Exprés a Solimán López

902585_10201964893435658_849908651_o

Solimán López (Burgos, 1981), licenciado en Historia del Arte y con Master en Arte y Comunicación, desarrolla su labor artística cruzando continuamente la delgada línea que separa lo tangible de lo intangible, atrayendo sus discursos hacia las reflexiones en torno a la idea de la no identidad digital, la erosión de la sobreinformación en los estratos sociales, la sobreexposición de la intimidad en el contexto de lo social o el comportamiento de la memoria en el siglo XXI. Todo ello hilvanado con el uso de las nuevas tecnologías como medio de acercamiento, enmascaramiento y canal de comunicación con el espectador y consigo mismo.

Próximamente llevará a cabo un taller sobre Fotografía Contemporánea y Realidad Aumentada en InterventoRED, cuyos resultados se presentarán en Espacio Oculto Madrid. Man información aquí.

¿Cuáles son los retos a los que te enfrentas en el día a día en tu trabajo?

El reto está en el invento. Cuando proyectas algo creativo aflora a escena un alto componente de técnica, destreza y en mi caso tecnología. El día a día se basa en la búsqueda y en ocasiones la frustración se convierte en enemigo difícil de batir. Gracias a la revolución informativa en la que estamos inmersos, las fuentes de conocimiento están más cerca que nunca y el “do it yourself” se produce con cierta facilidad. Pero por otra parte aquí también está el riesgo de la alienación creativa, pues todos utilizamos las mismas herramientas digitales, por eso para mí, el reto está en la idea, el invento como idea, no como objeto.

¿Cómo crees que influye el arte al desarrollo de la sociedad?

Aunque muchos no lo quieran reconocer, el arte es punta de lanza, lo malo es que el mango de esa lanza no pertenece a los artistas. La innovación viene definida por el talento y el buen arte es en sí mismo talento. Las obras de los artistas generan recursos publicitarios, inspiran escenarios humanos, motivan comunidades, motorizan revoluciones y por supuesto, revisan la sociedad desde un punto de vista subjetivo y no alienado. Actualmente podríamos hablar de una auténtica revolución de arte social, en el que los artistas cada vez se comprometen más con su entorno ya que no nos gusta lo que vemos y en ocasiones, gozamos de un lugar privilegiado para levantar la voz, así que, creo que tenemos la obligación moral de decir cosas que realmente cambien el rumbo de las cosas.

¿Cómo repercute la situación económica en el mundo de la cultura?

La cultura no está obviamente ajena a todo lo que acontece en el mundo. Pienso que los artistas siempre han “gozado” de una precariedad injustificada e innecesaria, por lo que para nosotros no es una situación extremadamente diferente, sino que quizá ahora compartimos esta situación con una nueva gama de sectores que se ven todavía más afectados.

España es un país de cultura, pero de cultura mal entendida y obsoleta. La cultura se completa en sí misma cuando el pasado está siempre presente y el presente respeta al pasado, así la cultura sería capaz de generar historia. Sin estas claves, nunca haremos historia, sólo tiempo.

En el caso concreto de la cultura, hace unos años vivimos un falso boom, similar al del ladrillo pero asociado al lienzo. Esto hizo que se entendiera el sector cultural como un espacio de oportunidades económicas para algunos, que acudieron en masa sin saber qué es realmente el arte y lo desengranaron y desmembraron. Ahora seguimos pagando este intrusismo, pero se ha hecho una gran criba de talento y verdad. En este escenario, tanto el pasado como el actual, el artista estuvo muy al margen, ya que se especula con su obra en un juego en el que siguen ganando todos los actores del tablero menos el inventor de las reglas. Sigo sin entender como el motor del pensamiento, el generador de contenidos (esto pasa no sólo en el arte contemporáneo, sino también en la música por ejemplo), está a la cola del presupuesto, siempre sujeto al injusto juicio de un público a veces no especializado y contaminado por reality shows que buscan en la obra de los artistas lo que le gusta, no lo que debe ser en sí misma, invirtiendo todos sus recursos, mentales y físicos para obtener con suerte un comentario en el periódico. El diseñador gráfico del catálogo, de los vinilos, la empresa de luz, el alquiler de la sala, el publicista de la web de cultura y todos los eslabones de la cadena cobran su dinero independientemente que su trabajo guste subjetivamente o no y todos giran alrededor del artista que independientemente de que se libere presupuesto…se queda a dos velas.

Hay que entender que, a veces, la lata de mierda de Manzoni es necesaria, por muy mal que huela.

1_soliman_lopez_the_atachment

¿Qué futuro le espera al mundo del arte en los próximos años?

Debemos identificar nuevas fórmulas de financiación para los artistas. Enlazo con mis comentarios anteriores en que el artista genera contenido, pensamiento y ocio alternativo y ya por ese mero hecho debería ser remunerado. El arte contemporáneo, los artistas plásticos, performers y demás sectores sufren del hacer por hacer y de una verdadera vida de Manzoni porque el coleccionismo está muy localizado y no llega para dar de comer a todos, ya sean buenos o malos. En el fútbol, por ejemplo hay 3 ligas principales. La primera, segunda y tercera, pero aún en la tercera se puede vivir a través de una profesión. En el arte sólo estando en la primera división y dentro de la primera división teniendo una obra asequible, material, tangible y con cierto toque comercial la situación se vuelve viable. Debemos establecer estructuras comerciales inteligentes que mantengan viable una profesión tan antigua como esta. Esto no es un hobby, esto es necesario.

El futuro, en España, está como ahora mismo. No hay herramientas de cambio articuladas, ni a corto ni a largo plazo, así que en mi opinión la cosa seguirá como hasta ahora pero con menos cantidad de artistas, que correremos hacia otros destinos donde la cosa pinte mejor.

Estas herramientas deberían de dejar a un lado los gustos subjetivos para recalar en aportes económicos basados en el disfrute, no en la compra. Un sector que lo está haciendo de maravilla es el digital. Millones de personas descargan una aplicación o contenidos digital pagando muy poquito, pero el sumatorio es increíblemente potente. En cultura, debería ocurrir igual.

¿Qué relación consideras que existe entre la cultura y el espectáculo?

Creo que van continuamente de la mano. A lo largo de la historia del arte tenemos innumerables pruebas de esto. La cultura por desgracia no se visualiza sin el espectáculo y el espectáculo no tiene contenidos sin cultura. El asunto está en cómo se muestra el espectáculo y sobretodo, quiénes son los actores, porque ocurre muy a menudo que los que generan cultura no son los protagonistas del espectáculo, y ahí empiezan los problemas.

¿Cuáles crees que son las dificultades a las que se enfrenta un creador hoy en día a la hora de desarrollar su carrera?

Económicas y conceptuales principalmente.

El sistema succiona el talento hasta que los artistas quedan secos y acaban entrando en el embudo social, haciendo aquello de lo que huyeron en sus años mozos, porque la batalla a veces es imposible de ganar.

Creo que la creatividad no está faltando en nuestra era, sino todo lo contrario, pero creo que está infravalorada y mal deliberada.

Por supuesto no digo que toda persona que desarrolla una labor artística deba ser apoyado y catapultado al estatus de artista, pero sí creo que los sistemas de juicio son injustos y comercializados. El star system del arte debe abrir más sus puertas a sorpresas, eso ayudaría mucho más a que artistas con obra menos convencional puedan formar parte de un espacio por lo menos de visualización.

Las dificultades, resumiendo, el propio sistema del arte.

644140_521831377827710_1071772757_n

Exposición colectiva El legado cinético, Museo de Arte Contemporáneo, Caracas

¿Cuál es tu opinión acerca del apoyo a la creación joven por parte de instituciones estatales, Ayuntamientos, etc?

Resumiendo: no profesional.

Se cubre expediente para los informes europeos, sin atender a las necesidades reales del sector.

¿Y desde el sector privado?

En España estamos a años luz de otros países. La ley de Mecenazgo no está a la altura de nuestros artistas y no genera el interés de las empresas.

El coleccionismo en España se está diversificando pero entiendo que sigue siendo insuficiente.

9. ¿Qué es lo que diferencia Madrid de otras ciudades?

El nombre. :)

¿Qué necesita Madrid para consolidarse como un referente cultural internacional?

Ser auténtica, tener su propia línea de ejecución, sin mirar al exterior queriendo ser como… Sino siendo… Aún así, creo que se han hecho muchas cosas bien y que hay un grupo humano muy importante que es el que está sacando las castañas del fuego. Reconozco que no es fácil y que nunca llueve a gusto de todos.

Hay un gran potencial galerista en la ciudad, de espacios alternativos, de formación y por supuesto de artistas. Ahora hay que coger Madrid y España en general y conectar su cultura más tradicional con el arte más vanguardista, modernizando nuestro punto de vista sobre el futuro y abriendo las puertas a las generaciones venideras.

Leave a comment

Recibe nuestra Newsletter

EXPOSICION-mario-rodriguez

residencias-proyectos-2015-2016

residencias-artistas-2015-2016