“La curiosidad por ir metiendo el dedo en distintas llagas e ir probando es lo que nos diferencia en Madrid”

Entrevista Express a David Díez

ddz

David Díez es arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid y director de DDZ, desde donde desarrolla su propia actividad profesional en diversos campos. DDZ es la plataforma profesional desde la que, a partir de 2004 David Díez dirige sus diferentes proyectos. Se estructura principalmente en tres departamentos (en una lucha diaria entre abarcar todo lo que nos interesa y en intentar no dispersarnos demasiado), entre los que se encuetra Beauty Lab DDZ.

Beauty Lab DDZ es la profesionalización de las inquietudes artísticas de David Díez. Oficialmente ve la luz en 2010, definiéndose como laboratorio de estudio de la belleza a través de la fotografía y la geometría. En la actualidad está en pleno proceso de maduración, consolidando su garantía de permanencia e infundiendo sentimiento de orgullo en DDZ al comprobar la validez de otra de nuestras directivas internas: la constancia percutora como sistema de trabajo.

¿Cuáles son los retos a los que te enfrentas en el día a día en tu trabajo?

Sobre todo la indefinición de lo que hacemos. En Beauty Lab DDZ queremos hacer demasiadas cosas y para nosotros es difícil lidiar con quién trata de buscar una etiqueta que defina exactamente lo que hacemos. Hemos tratado de centrarlo en dos etiquetas que son fotografía y geometría, pero de alguna manera son etiquetas trampa, porque dentro de fotografía hacemos cosas que no son solo fotografía y dentro de geometría hacemos casi todo lo demás.

¿Cómo crees que influye el arte al desarrollo de la sociedad?

Es importante porque ahora en la era de la máquinas y del pragmatismo excesivo, mantiene una distancia con él. Es de lo poco que nos mantiene ligados con aquello que necesariamente no sirve para una razón física causa-efecto. Nos lleva más al mundo de la emoción, de la víscera, de lo que nos motiva sin necesidad de conseguir un resultado directo.

¿Cómo repercute la situación económica en el mundo de la cultura?

Ahora mismo hay un balance neutro. En algunos aspectos creo que repercute de manera negativa, evidentemente. Hay menos dinero, menos opciones para hacer cosas, parece que es más difícil sacar adelante los proyectos por que no hay recursos económicos, que son gran parte de los recursos, pero también hay una vertiente positiva que es que la gente está asumiendo eso, que hay dos opciones: quedarnos en casa esperando a que vuelvan, que sabemos que no van a volver ni mañana ni pasado y no sabemos cuándo, o empezar a moverte y buscar otro tipo de recursos que son más importantes como los recursos humanos o el tiempo y el conocimiento que tenemos cada uno. Están saliendo muchos proyectos, y la gente se involucra más en su contenido.

¿Qué futuro le espera al mundo del arte en los próximos años?

Yo no lo sé. A mi me angustia pensar en la excesiva homogeneización que produce Internet, y no solo Internet. Con la facilidad de acceso a la información que existe ahora mismo nos da la sensación de que todo se parece demasiado. En principio parece bueno que todos podamos tener acceso a la información para enterarnos de qué está pasando en Uganda, en Chipre y en Connecticut, pero creo que lo que está ocurriendo ahora es que todos hacemos lo mismo: el de Chipre, el de Uganda y el Connecticut, o hacemos cosas muy parecidas. A mi me gusta imaginar que en unos años nos acabaremos aburriendo de que todo sea igual y aprendamos a utilizar esa cercanía mundial de otra manera y empecemos a tratar de sustituir la sorpresa, la búsqueda de cosas realmente innovadoras frente a lo que estamos haciendo ahora, que es apostar por lo seguro: “lo que veo en 15 blogs, lo hago yo también”. Esto es un poco aburrido.

¿Qué relación consideras que existe entre la cultura y el espectáculo?

Ahora mismo están muy ligados. Para nuestro gusto están demasiado ligadas. Ahora mismo las informaciones culturales que llegan, mismamente en Madrid, están ligadas a espectáculos mediáticos: ferias que se publicitan con grandes carteles por la Gran Vía, o vídeos en los que sale gente cantando, hay demasiado show business incorporado para llegar a tener una visualización de la cultura. Creo que esto no es malo, pero que no es la única opción, debería haber otras opciones en las cuales la cultura se mantuviera por sí misma con independencia del espectáculo en sí.

ChromaticSentenceII-600px

¿Cuáles crees que son las dificultades a las que se enfrenta un creador hoy en día a la hora de desarrollar su carrera?

Supongo que son las mismas de siempre. Por un lado nos falta tiempo para poder profundizar en todas las cosas que hacemos, y más cuando queremos hacer muchas, más cuando hay escasez de medios, y tienes que ocupar parte de tu tiempo en poder conseguir los medios para poder profundizar en las cosas que quieres, vas restando horas, y así te queda el miedo de estar haciendo algo excesivamente superficial. Si a las 24 horas del día le restas las que comes, las que duermes, las que necesitas para ganar dinero para poder hacer tu proyecto y el resto las repartes entre los proyectos que quieres hacer, y finalmente no es suficiente.

Las nuevas dificultades creo que son la sobredosis de visibilidad y de influencia, como comentábamos antes, es muy difícil no tirar por el camino que ya está trillado y que sabes que funciona, porque tenemos ese input de alguien que sale todos los días en ese show business artístico haciendo algo y al día siguiente otro haciendo lo mismo, y se les reconoce. Este reconocimiento, que no es en sí lo que importa, pero que va ligado al acceso a determinados recursos, hace que sea difícil no caer en la tentación de hacer lo mismo para conseguir un espacio, unos medios, etc. Lo que pienso es que así acabaremos haciendo todo muy flat, muy plano, la cultura se convertirá en un valle.

¿Cuál es tu opinión acerca del apoyo a la creación joven por parte de instituciones estatales, Ayuntamientos, etc.?¿Y desde el sector privado?

No lo tengo claro. Hay una demanda de que este apoyo debería ser mayor. Yo no lo tengo claro, pero sí que es cierto que hay que cuidar la generación de cultura, que es fundamental, porque nos liga a esa única cosa que es humana y visceral, y que no nos quedan muchos otros lenguajes del día a día que nos liguen a esa víscera, pero es importante que los artistas aprendamos a autogestionarnos, las dependencias de algo o de alguien nunca me han parecido buenas las dependencias de algo o de alguien, me resultan incómodas. Es peligroso que este apoyo a la creación se convierte en la única manera de producir cultura  porque llega un momento en el que al final puedes pensar que estás trabajando para ti mismo y estás haciendo lo que tú quieres, pero no es cierto, porque de alguna manera tienes a un señor que te dice: “soy el que te da el dinero y los medios, y si no haces lo que quiero, tendrás que buscarte otro apoyo”.

¿Qué es lo que diferencia Madrid de otras ciudades?

Una de las cosas que nos diferencia frente a otras ciudades dentro del panorama español es que somos curiosos, que no tenemos una definición clara de cuál es nuestra cultura, y eso mucha gente lo critica, pero yo pienso que es bueno, es lo que posibilita que ocurran cosas diferentes, porque tratamos permanentemente de ver  si alguna de ella es un acierto. Yo espero que nunca nadie acierte, porque volveremos a aburrirnos muchísimo. Esa curiosidad por ir metiendo el dedo en distintas llagas e ir probando es lo que nos diferencia en Madrid. Además las plataformas nuevas de visibilidad como MediaLab o Matadero que están dando muchas opciones y posibilidades, ayudan a que estas cosas ocurran.

¿Qué necesita Madrid para consolidarse como un referente cultural internacional?

Quizá un poco más de valentía, ser menos cómodos. Hartarnos, afirmarnos como aburridos del trending cultural que existe y dejar de autoreferenciarnos a nosotros mismos permanentemente, a lo que ocurrió ayer, o el más valiente a lo que está ocurriendo hoy en día, y vamos a tratar de ver qué es lo que pasará mañana o dentro de tres meses y lanzarnos. Es una apuesta arriesgada, porque la mitad de las veces te vas a lanzar y la piscina va a estar vacía, pero esto es generar cultura, no seguir cultura. Creo que esto es lo que quizá nos falte un poquito, coraje.

 

Si quieres saber más: beautylab.daviddiez.com

Madrid, enero 2013

 

Leave a comment

Recibe nuestra Newsletter

EXPOSICION-mario-rodriguez

residencias-proyectos-2015-2016

residencias-artistas-2015-2016