Obras para la autodestrucción y la creación inducida.

Roberto Velázquez, abogado, periodista, comisario y coleccionista nos remite un interesante comentario sobre la participación de la artista Sofía Santaclara en Entrefotos 2012 y sus Ophelias.

Sofía Santaclara. Ophelias

Ofelia, la prometida del príncipe Hamlet,  presa de la desesperación y enloquecida por el dolor, se precipita a un arroyo desde la rama de un sauce y muere ahogada en sus aguas, poniendo así fin, no solo a su vida, sino de a una de las tragedias más recordadas, interpretadas y comentadas de la historia de la literatura.

La artista asturiana Sofía Santaclara también rinde tributo al mito de Ofelia y da ese nombre a una de sus más recientes líneas de trabajo, potente y llena de sugerencias estéticas, emocionales e intelectuales, como ocurre con la mayoría de sus obras. Las Ophelias transitan entre el ser y el no ser, pero su suerte no depende del azar, ni de la artista que se limita a formular una propuesta abierta, sino del coleccionista, de la persona que posea la obra, que en cualquier momento puede intervenir y poner fin a un proceso que, en caso contrario,  acaba con la autodestrucción de la obra.

Las Ophelias son aparentemente muy simples y sencillas. Sofía Santaclara toma una fotografía del rostro de algunos de los muchos muñecos que forman su particular Cuarto de Maravillas, lleno de curiosidades y rarezas, e imprime la imagen en papel de impresora corriente. Hasta aquí todo normal y común, lo más fácil y sencillo. Pero, en realidad, aquí comienza todo. Esa fotografía es introducida en un recipiente de plástico transparente que contiene, o bien agua de río, o el líquido de una infusión de hojas sauce, ambas en recuerdo a  la triste muerte de Ofelia, o bien , en ocasiones, selenio en homenaje a la vieja fotografía analógica. En todo caso, el riesgo es el mismo: los líquidos atacan a la imagen  reproducida e impresa digitalmente y, poco a poco, va difuminándose, disolviéndose. Primero, por los bordes, luego, algunos fragmentos del interior, y, así, poco a poco, la obra desaparece.

Su poseedor puede adoptar el papel pasivo del espectador y tan solo asistir a la destrucción total de Ofelia, o bien puede asumir un papel activo y protagonista, intervenir y detener el proceso en alguno de sus estadios. Basta con que abra el recipiente y vacíe el líquido que contiene. Hecho esto, paralizará la destrucción y la imagen permanecerá ya en el estado en que se encuentre, más o menos dañada según el tiempo que se haya dejado transcurrir.

Pero esta intervención es también una parte fundamental de proceso creativo desencadenado por Sofía Santaclara. La artista hace una propuesta abierta, lanza e impulsa un proceso que no culmina hasta que un tercero tolera impasible la  autodestrucción de la obra o, al contrario, como un pequeño dios interviene,  salvándola, y recrea una obra nueva y distinta y de la concebida por la artista.

Sofía Santaclara, que recientemente ha expuesto en Entrefotos, en el Centro Cultural Casa del Reloj, el recinto de Matadero, en Madrid, es una coleccionista compulsiva que reúne jirones de realidad, cosas extraordinarias, fantásticas, curiosas, inservibles, etc. Sin embargo, a través de su cámara, es también capaz de retener aspectos y formas insólitas de, por ejemplo,  especies marinas mil veces visas que, de repente, se vuelven maravillosas. Unas medusas, unos erizos de mar…, retratados, como dice la autora con obturidad (velocidades forzadas de baja obturación) y alevosía, dan resultados sorprendentes.

Más información sobre Sofía Santaclara: www.sofiasantaclara.com

Roberto Velázquez es Abogado y Periodista. En la actualidad, es Presidente de Alerto Gestión Sociocultural, Profesor de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid y colaborador habitual en diversos medios informativos.

Ha sido Director General de Fundación Telefónica y Director Gerente de la Fundación Arte y Tecnología, de Telefónica.

Ha dirigido las áreas de Comunicación Corporativa, Publicidad y Relaciones Corporativas del Grupo Telefónica, del Grupo Iberia y de Comunicación y Marketing de la FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción).

También ha ejercido la Abogacía y el Periodismo y ha sido Redactor Jefe del diario ABC, de Madrid.

Ha formado parte, entre otros, de los Consejos de Administración de la Agencia EFE, Binter Canarias (Aviación Regional) e Iberswis (catering aéreo) y del Patronato y su Comisión Delegada de FUNDESCO (Fundación para el Desarrollo de la Función Social de las Telecomunicaciones). 

Ha sido miembro del Comité Editorial y del Consejo de Dirección de Telos, Revista de Tecnología, Comunicación y Sociedad.

Ha dirigido, coordinado y comisariado más de un centenar de exposiciones, es autor de cientos de artículos y de numerosas contribuciones a obras colectivas y ha pronunciado numerosas conferencias.

Leave a comment

Recibe nuestra Newsletter

EXPOSICION-mario-rodriguez

residencias-proyectos-2015-2016

residencias-artistas-2015-2016